Santa Regina I Santo del día I Amén Comunicaciones

Santa Regina

Virgen y mártir

“Patrona de las víctimas de la tortura”

Hoy la Liturgia hace memoria de Santa Regina, cuyo nombre en latín significa “reina”. Santa
mártir de la Iglesia católica, que recibió el martirio por haberse mantenido virgen y fiel a Cristo.
Nació en Alesia (Francia), en el siglo III (234). Su madre murió el día de su nacimiento y su padre Clemente rico ciudadano pagano de Borgoña, la entregó a una nodriza cristiana, para la crianza. Ella la hizo bautizar, la educó en lafe y en sólidos valores cristianos.

Cuando su padre descubrió esto, se negó a recibir a su hija en la casa y por tal motivo, Regina regresó a vivir con su nodriza y se ganó el pan en el trabajo de pastora.
Su belleza atrajo las miradas del prefecto Olybrius, quien, al saber que era de noble linaje, quiso
casarse con ella. Regina se negó rotundamente a aceptarlo, porque había consagrado a Cristo
su virginidad y no quiso atender los deseos y voluntad de su padre, quien trataba de convencerla
para que se casara con un hombre tan rico y noble, le decía, pero ella no hizo caso.

Regina se mantuvo firme en su idea de no contraer matrimonio. Esta actitud y ante la obstinación de la muchacha, que no gustó para nada a su padre. Decidió el prefecto, entonces, ordenar hacerla encerrar en un calabozo para ver si recapacitaba y cedía a sus pretensiones.
Como pasaba el tiempo sin que Regina cambiara de opinión, Olybrius desahogó su cólera, hizo
azotar a la joven y la sometió a otros tormentos, pero su voluntad no se doblegó.

Una de aquellas noches, recibió en su calabozo el consuelo de una visión de la Cruz al tiempo
que una voz le dijo que su liberación estaba próxima. Al otro día, Olybrius ordenó que fuera torturada de nuevo y que fuera decapitada después.
En el momento de la ejecución, (septiembre 7- 251, tenía 17 años), apareció una paloma blanquísima que causó la conversión de muchos de los presentes. Su cuerpo se trasladó a las afueras de la villa de Alesia, donde se construyó una basílica sobre su tumba. El culto se propagó, y hay testimonios de los milagros que hizo. Entre ellos, se le atribuyen la curación de una fuerte fiebre de un niño llamado Heriboldus. La curación de un hombre de Reome por el contacto con un trozo de la camilla de la Santa. Y la curación parcial de un ciego.
Las reliquias se conservan en la Abadía de Saint Pierre de Flavigny. Es conocida como Santa
Regina de Alesia. Patrona de las víctimas de la Tortura.

Enseñanza para la vida:

Ser firme en las decisiones y defender los valores y principios que sostienen la vida, es una gracia y un don. Tengamos la fortaleza de ser fieles a Jesús y sus mandatos.

Escucha el relato del santo del día