San Pío X I Santo del día I Amén Comunicaciones

San Pío X

El Papa de la Eucaristía

“Instaurar todo en Cristo”

Su nombre de pila era Giuseppe Melchiorre Santo. Nació el 2 de junio de 1835, en Riese Treviso (Italia), en el seno de una familia, pobre y numerosa (10 hijos). Fueron sus padres Giovanni Batista Santo, cartero servidor del municipio y Margarita Sansón. De niño, asistió a la escuela elemental de Riese, pero gracias a la ayuda del cura párroco, pasó a la escuela superior de Castell – franco.

Siendo niño, descubrió su deseo de ser sacerdote y decía a sus padres: “Quiero ser Sacerdote” Más tarde, gracias a una beca en 1850 ingresó al seminario de Padua. Por dispensa especial, fue ordenado Sacerdote a la edad de 23 años el 8 de septiembre de1858, y desde el inicio de su ministerio mostró el deseo de hacer de Jesús el centro de su vida, y de quienes eran puestos bajo su cuidado pastoral.

Se entregó totalmente a sus ovejas. Ningún sacrificio era grande para él cuando la caridad así se lo requería. La primera labor pastoral fue en la parroquia de Tómbolo, donde sobresalió por la caridad y el fervor en las prédicas, atraía a muchas “ovejas descarriadas”. Quienes lo oían percibían el especial ardor de su corazón al hablar de la Eucaristía, la ternura y delicadeza cuando se refería a la Virgen Madre.

Fue nombrado canónigo de Treviso y con mayor ahínco siguió su ardua y generosa tarea Sacerdotal. En 1884, fue consagrado obispo de Mantua, diócesis difícil por la situación moral decadente. Por su gran desempeño, vida ejemplar y práctica de la caridad, en 1892, el papa León XIII lo consagró como cardenal y luego Patriarca de Venecia. Allí fue un celoso pastor, verdadero apóstol, “Jornalero” en la viña del Señor. No cambió su modo de ser: sencillo, humilde, recto, de ejemplar caridad.

A la muerte del Papa León XIII, en 1903 y luego de cuatro votaciones en el cónclave fue elegido Papa. El Cardenal Giuseppe Santo, llegó a la cátedra de Pedro un hombre de humilde cuna, el primer Papa de origen campesino y popular, (cardenal Rural), como él decía de sí mismo, sin relevantes dotes intelectuales, ni experiencia en las diplomacias eclesiásticas, “Hombre de Dios que conocía los infortunios del mundo y las penurias de la existencia. En la grandeza de su corazón, sólo quería arreglarlo todo y consolar a todos».

Ante el resultado dijo: “Acepto el Pontificado como una Cruz, y porque los Papas que han sufrido por la Iglesia se llamaron Pío, escojo este nombre». Al pronunciar su “sí”, humilde, consciente de su pequeñez e insignificancia, el Cardenal Giuseppe Sarto respondió decidida y fielmente al llamado que Dios le hizo.

El lema de su Pontificado “Instaurar todo en Cristo”, con su celo quería llevar todo el mundo al Señor. Siendo Papa, defendió los intereses de la Iglesia en una época difícil porque las ideas anticlericales y los movimientos
modernistas ya tenían fuerte influencia en la Iglesia. El primer acto de su gobierno fue hacer una constitución
para terminar con el supuesto derecho del poder civil de intervenir en la elección papal o hacer uso del veto.

Como tal su “programa pontificio” buscaba ser el del Buen Pastor. Se empeñó en alimentar, guiar y custodiar el rebaño que el Señor le encomendó y buscar a las ovejas perdidas para atraerlas al redil de Cristo. Consciente de las dificultades, dijo: “Nuestro mundo sufre un mal: la lejanía de Dios. Los hombres han prescindido de Él en el orden político y social. Lo demás es consecuencias de esa postura”.

Su lema de instaurar todo en Cristo era la fuerza de la Santidad de la Iglesia que  debía brillar. Buscó la renovación de la Iglesia, apoyado en los sacerdotes, obispos y los seglares. Implementó una serie de reformas: Mejorar la formación de los sacerdotes para que asumieran con amor y fidelidad sus compromisos. Impulsar la vida de fe, mediante la enseñanza del Catecismo. Permitir la Comunión frecuente, aún diaria a todos fieles. Y que los niños que pudieran hacer la primera Comunión a partir de los 7 años.

Firmó un Motu Propio por el cual ordenó que el auténtico canto Gregoriano se usara en todas las Iglesias. Velando por la pureza de la doctrina promulgó la Encíclica Pascendi Dominici Gregis (condena el modernismo) y estableció que los Dogmas son inmutables. Impulsó la reforma del Código de Derecho Canónico, acorde a las circunstancias históricas del momento-. Hizo la primera reforma a la Curia romana desde la realizada por Sixto V (1588).

Fue el Pontífice que amó a los pobres.En su testamento escribió : “Nací pobre, he vivido en la pobreza y quiero morir pobre” Virtudes esenciales en él fueron: Pobreza, Humildad, Bondad y Caridad con los más pobres. Poseía Fortaleza y espíritu Apostólico, carácter y precisión en la toma de decisiones. Enamorado de la Eucaristía y de la Virgen Inmaculada. Murió el 21 de agosto de 1914. Beatificado el 3 de junio de1951 y Canonizado el 29 de mayo en 1954 por el Papa Pío XII.

Enseñanza para la vida:

La Eucaristía es la gran fuerza que sostiene nuestra vida, para vencer las tentaciones, no caer en el pecado, superar las dificultades y sufrimientos. Hagamos de la Eucaristía el centro de nuestro caminar hacia el Cielo.

Escucha el relato del santo del día