San Pedro Claver I Santo del día I Amén Comunicaciones

San Pedro Claver

Presbítero jesuita

“Apóstol de los esclavos negros”

La iglesia celebra hoy, con el carácter de memoria obligatoria a San Pedro Claver, misionero,
sacerdote jesuita español, protector de la población negra. En Cartagena fue ejemplo admirable de
amor, caridad y entrega abnegada hacia los esclavos. Él mismo se llamó “Esclavo de los
esclavos”. Nació en Verdú, Cataluña (España), junio 26-1580. Fue Bautizado como Juan Pedro
Claver Corberó. Eran sus padres Pedro Claver y Juana Corberó modestos campesinos. El padre
apenas podía firmar su nombre, pero era un hombre trabajador y buen cristiano. La madre murió
cuando Pedro tenía 13 años.

Desde chico mostró poseer grandes cualidades de inteligencia y de espíritu. Fue a estudiar a Barcelona a la Universidad donde terminó sus estudios y tras recibir las órdenes menores, decidió hacerse jesuita a los 19 años. En Tarragona hizo el noviciado, de ahí fue enviado al colegio de Montesione, (Palma de Mallorca), Se encontró con san Alfonso Rodríguez portero del colegio, con reputación de santidad por encima de su oficio humilde, un encuentro que fijó el rumbo en la vida de Pedro Alfonso, cuánto más conocía al joven estudiante, veía en él, al hombre indicado para una tarea nueva, ardua y olvidada. Iluminó a Pedro de ir en ayuda a miles y miles personas que se hallaban sin recursos espirituales en las colonias del Nuevo Mundo.

San Alonso por inspiración de Dios conoció la futura misión de Pedro y no paró de animarlo para ir a territorio español en América a Evangelizar. Pedro habló con su provincial y se ofreció ser misionero en América. Primero le envió a Barcelona a estudiar Teología. A los 2 años, con gran fe y el beneplácito de sus superiores se embarcó en 1610 hacia la Nueva Granada. Tras un viaje azaroso y lento desembarcó en Cartagena. (Colombia). Luego fue a la casa de los jesuitas en Santa fe de Bogotá y completó el estudio de Teología; sirvió como cocinero, portero, sacristán, enfermero.

Pasó a Tunja para hacer su tercera Probación. Regresó a Cartagena donde fue ordenado sacerdote, el 20 de marzo de 1616. Al llegar a América, encontró que la esclavitud estaba ya institucionalizada, desde el segundo viaje de Colón, cuando el rey mandó emplear negros como esclavos. El número de esclavos se calcula en 14 millones, 1 millón pasó por Cartagena. Venían de Guinea, del Congo y de Angola, donde los vendían y en América eran usados en las minas, agricultura, construcción.

Cartagena, lugar estratégico de ruta para las flotas españolas llegó a ser el principal centro del comercio de esclavos en el Nuevo Mundo, negocio que dejaba mucho dinero. Pedro no podía cambiar el sistema, pero sí hacía mucho por la gracia de Dios, con fe y y Amor. Al hacer su Profesión Perpetua, firmó: “Esclavo de los negros para siempre”. De hecho, en los 40 años de servicio en Cartagena se convirtió en: “Apóstol de los esclavos negros.” Supo ser santo en aquella situación y dejarse usar por Jesucristo plenamente para su obra de amor y misericordia. Supo ser luz y sal y mostrar que es posible para Dios en un alma que tiene fe.

Era un gran organizador, cuando llegaba el barco esclavista, salía a visitarlos y les llevaba comida.
Venían en pésimas condiciones y enfermos. Los atendía a cada uno y cuidaba con gran bondad.
Como hablaban diferentes dialectos, él organizó un grupo de intérpretes de varios países, los
Instruyó, los hizo catequistas. Mientras los esclavos en Cartagena, esperaban ser comprados, el
padre Claver los Instruía, bautizaba y defendía de sus opresores. Esta labor le trajo problemas,
falsas acusaciones, incomprensiones. Lo acusaron de profanar los Sacramentos al dárselos a
criaturas que apenas tienen alma. Las mujeres de sociedad de Cartagena no entraban en las
iglesias donde el padre Claver reunía a sus negros. Sus superiores se dejaron llevar por las
presiones que exigían corregir los excesos del padre Claver, Él continuó su obra entre muchas
humillaciones y obstáculos. Hacía penitencias rigurosas y tenía toda la fuerza que Dios le daba,
sin el apoyo de los hombres. Muchos sabían qué hacía la obra de Dios siendo un gran profeta del amor evangélico que no tiene fronteras, ni color.

Fue conocido en toda Nueva Granada por sus milagros. Catequizó y Bautizó, a más de 300.000 negros. El 9 de peptiembre de 1654, luego de contemplar a Jesús y a la Santísima Virgen, con gran paz falleció. Beatificado el 16 de julio de 1850 por Pío IX y canonizado el 15 de enerode 1888 por León XIII junto con Alfonso Rodríguez. El 7 de Julio de 1896, fue proclamado Patrón especial de todas las misiones católicas entre los negros. El papa Juan Pablo II, (julio 6-1986), rezó ante los restos mortales de san Pedro Claver en la Iglesia de los Jesuitas en Cartagena. El Papa Francisco en su viaje a Colombia en 2017, se refirió a San Pedro Claver, por 40 años de labor incansable en favor de los más pobres, nos hace salir de nosotros nosotros mismos, e ir al encuentro del prójimo” Su fiesta se celebra el 9 de septiembre en América y en muchos países del mundo.

Enseñanza para la vida:

La Oración, la humildad de corazón, la Fe y Confianza en Dios, el amor, son armas poderosas en la entrega abnegada hacia los más pobres, a los excluidos, que necesitan de nuestra presencia, compañía y ayuda material y espiritual. .

.

Escucha el relato del santo del día