Evangelio del día I Amén Comunicaciones I sábado 04 septiembre 2021

Palabra del día

Medita con las lecturas y la reflexión del Santo Evangelio

De la carta del apóstol san Pablo a los colosenses 1,21-23:

Hermanos: Antes estabais también vosotros alienados de Dios y erais enemigos suyos por la mentalidad que engendraban vuestras malas acciones; ahora en cambio, gracias a la muerte que Cristo sufrió en su cuerpo de carne, habéis sido reconciliados y Dios puede admitiros a su presencia como a un pueblo santo sin mancha y sin reproche. La condición es que permanezcáis cimentados y estables en la fe, e inamovibles en la esperanza que escuchasteis en el Evangelio. Es el mismo que se proclama en la creación entera bajo el cielo, y yo, Pablo, fui asignado a su servicio.

Palabra de Dios, te alabamos Señor.

Salmo (54)

Dios es mi auxilio.

Oh, Dios, sálvame por tu nombre, sal por mí con tu poder. Oh, Dios, escucha mi súplica, atiende a mis palabras.

Pero Dios es mi auxilio, el Señor sostiene mi vida. Te ofreceré un sacrificio voluntario dando gracias a tu nombre que es bueno.

Del Santo Evangelio según san Lucas 6,1-5:

Un sábado, Jesús atravesaba un sembrado; sus discípulos arrancaban espigas y, frotándolas con las manos, se comían el grano. Unos fariseos les preguntaron: – ¿Por qué hacéis en sábado lo que no está permitido? Jesús les replicó: – ¿No habéis leído lo que hizo David, cuando él y sus hombres sintieron hambre? Entró en la casa de Dios, tomó los panes presentados -que sólo pueden comer los sacerdotes-, comió él y les dio a sus compañeros. Y añadió: -El Hijo del Hombre es señor del sábado.

Palabra del Señor, Gloria a ti Señor Jesús.